Viendo trabajar a Tom Raffield y a su equipo de colaboradores en sus talleres de Cornwall (Inglaterra) resulta curioso descubrir la enorme implicación de cada uno de ellos en sus respectivos cometidos. La empresa, fundada en 2008, se ha ido posicionando con pequeñas piezas de mobiliario en el mercado del diseño apostando por cualidades que entonces no eran muy valoradas como la calidad, el trabajo manual y la sostenibilidad. Precisamente, esta última característica es uno de los valores imprescindibles de su manufactura actual.

“Nuestro trabajo es una apuesta segura por la sostenibilidad como método de consumo. Creemos que es la solución perfecta a la cultura desechable que impera en nuestra sociedad actual y que forma parte imprescindible de nuestras costumbres de consumo”, asegura desde el estudio.

Raffield, que creció en la boscosa localidad de Esmoor, se interesó desde muy joven por y la sostenibilidad el medio ambiente y fue, tras su paso por La Escuela de Arte de Falmouth, cuando esta curiosidad se convirtió en filosofía y método de trabajo. Durante sus años de estudios descubrió, además, técnicas de trabajo tradicionales que le permitían conseguir formas y torneados curvos perfectos para sus proyectos.

Nuestro trabajo es una apuesta segura por la sostenibilidad como método de consumo. Creemos que es la solución perfecta a la cultura desechable que impera en nuestra sociedad actual

Años de investigación y estudios posteriores le llevaron a convertirse en un experto en el tratamiento de la madera como material y fue entonces cuando creó, con un grupo de inquietos diseñadores, el grupo Sixixis que exploraba las posibilidades de creación que ofrecía la madera.

Tiempo después, Tom montó su propio taller y comenzaron a salir de su cuidada producción lámparas de complicadas tramas y diseños que lo han convertido en el mejor en su campo. “Creamos – asegura el diseñador– mobiliario para ser acariciado, disfrutado y amado por las personas que lo adquieren. Cuidamos y tratamos el diseño de cada una de nuestras piezas de manera individualizada e invertimos en cada una de ellas el tiempo que sea necesario. El resultado tiene que ser perfecto”.

Tom ha conseguido, además, que su marca de producto sea incuestionable y, por eso, sus trabajos abarcan todo tipo de disciplinas, desde encargos privados personalizados a producciones para grandes marcas. “Cada uno de nuestros clientes sabe de nuestras premisas en el trabajo y de qué defendemos cuando hacemos cada mueble que sale de nuestra producción”, comenta. Y hasta hay quien asegura que algunos de sus muebles serán las antigüedades del futuro. Todo un halago para una empresa que apuesta por lo orgánico.

FOTOS: Tom Raffield
www.tomraffield.com

Lámpara de suelo Bloom y detalle

Lámpara de suelo Bloom y detalle


Lámpara Bloom de techo y detalle

Lámpara Bloom de techo y detalle


Lámparas de pié Cage

Lámparas de pié Cage


Tumbona

Tumbona


Silla Chelsea

Silla Chelsea


Perchero Loop

Perchero Loop


Banco modelo Cuna

Banco modelo Cuna


Lámparas Helix y Mariposa

Lámparas Helix y Mariposa


Tom y un ayudante en el taller

Tom y un ayudante en el taller

This article is also available in English