La diseñadora en su taller de trabajo.

La diseñadora holandesa Lotte de Raadt es muy consciente de la problemática que ocasiona la escasez de agua en el mundo y, debido a eso, es una creadora de útiles y procesos que están muy relacionados con este elemento. Desde su estudio-taller ofrece una solución consciente a este tipo de problemática relacionada con el agua. Quiere, además, que la interacción que las personas establecen con este líquido sea plenamente consciente y con ello espera que puedan valorar toda la incertidumbre que se genera alrededor de ella. “Creo que es muy importante dar a conocer el valor de muchos de los elementos que usamos a diario, como el agua. Y el diseño puede ser una buena manera de hacerlo más transparente para darlo a conocer”, comenta.

Por esta misma voluntad de conciencia colectiva, la diseñadora holandesa produce en su taller muchos objetos, casi todos realizados en cerámica, para que estimulen el uso consciente de este precioso recurso. Su proyecto “Garrafas de agua de grifo” es uno de los más llamativos, no solo por el aspecto y diseño del producto, sino porque ha recurrido a un sistema de control de la temperatura del agua que se utiliza desde hace muchos años por agricultores de todo el mundo. Con estos envases realizados en terracota el agua que se guarda en su interior mantiene la temperatura del agua fresca durante mucho tiempo si se mantiene a la sombra.

Tres de los modelos realizados en terracota.

Bocetos preliminares de las tres botellas de terracota.

Realizadas en tres tamaños que se articulan en torno a la misma forma, las botellas pretenden ser el útil que sustituya, por ejemplo, a las tradicionales botellas de plástico embotellada.

“Creo que es muy importante dar a conocer el valor de muchos de los elementos que usamos a diario, como el agua”.

Además, Lotte pretende generar con esta idea una nueva necesidad de consumo que abogue por el consumo del agua de grifo, un bien que en su país, Holanda, es 2000 veces más barato que el agua embotellada. “De momento en Holanda no existe una campaña de marketing a favor del consumo de agua, a pesar de que hay muy buenas compañías proveedoras que garantizan su alta calidad”, comenta la diseñadora.

Acabado de piezas antes del proceso de cocido en el horno.

Cada botella incluye un tapón, también realizado en terracota que mantiene la temperatura del agua constante, algo que en nuestro país ya conocíamos con el botijo tradicional.

Fotos: Lottederaadt/Xandra Van der Eijk.

www.lottederaadt.nl

This article is also available in English