LA MARCA

A priori, las piezas de joyería que la joven diseñadora china Song Wang realiza parecen objetos extraídos de un futuro próximo. Son objetos especiales, que no todo el mundo entiende, realizados en materiales diferentes y con formas que recuperan cierta estética arquitectónica trasladada a una escala más adaptable y cómoda.

Pero el mensaje que, además, esconde cada una de estas piezas, las convierte en obras que reivindican mejoras sociales y emocionales de la mujer.Su colección más reciente, que presentó a diferentes certámenes de esta disciplina en Gran Bretaña, y que lleva por título “Emotional Dialogue” se adentra en el complejo mundo de las relaciones humanas y en los vínculos entre grupos y los tipos de relaciones que se establecen.

“Realmente defino mi trabajo de joyería como una forma artística en la que combino el concepto de diseño de cada pieza con el material y su función”.

La diseñadora, muy influenciada por la sociedad china y sus ancestrales costumbres, quiere plasmar en esta colección los sentimientos que experimentan las mujeres en su país de origen cuando se ven sometidas socialmente a casarse o a ser madres antes de los 30 años. De este modo, todas aquellas mujeres que no tengan la posibilidad de experimentar estas sensaciones sufren patologías negativas como ansiedad y melancolía que su cuerpo experimenta a través de diferentes sensaciones. Estas sensaciones son las que los brazaletes y collares de la línea Emotional Dialogue hacen visibles gracias a cambios de color y temperatura de sus materiales.

“Realmente defino mi trabajo de joyería más como una forma artística en la que combino el concepto de diseño de cada pieza con el material y su función. Emotional Dialogue está muy ligado a las relaciones humanas y a los vínculos que se establecen entre estos grupos. He querido hacer una línea de joyería que sirva para conocer el estado de ánimo de las personas y de los problemas tanto sociales como humanos y ambientales que se generan”, asegura Song Wang.

Piezas de la colección “Emotion Dialogue”.


La colección hace hincapié en las relaciones humanas.

EL DISEÑO

Song Wong se define como una persona tremendamente sensible y quiere que sus piezas se conviertan en una especie de bálsamo tanto espiritual como sensorial para todo aquel que las use. “Interacción, minimalismo y versatilidad son conceptos que respiran mis diseños y, por eso, creo que la gente que conoce mi trabajo y compra mis piezas se siente muy cercana a su lenguaje y al mensaje que quieren transmitir. Creo que el minimalismo de mi trabajo representa perfectamente lo que quiero decir, más que piezas más abstractas en las que este mensaje sería más difícil de transmitir”, comenta.

Las piezas cambian de color según el estado de ánimo.


Gracias a estas piezas puedes saber cómo se encuentra la persona que las lleva.


Metacrilato y acrílicos, materiales para pulseras y brazaletes.

LOS MATERIALES

Ha tenido que investigar y descubrir qué material era el adecuado para poder servir a sus propósitos. Por eso era importante encontrar ese material interactivo que pudiera servir de catalizador para transmitir esas sensaciones que vive el ser humano. “Me encanta todo el trabajo de investigación que hay detrás de cada proyecto porque es una actividad muy apasionante y me permite descubrir cualidades y características de los materiales que de otra forma sería muy difícil conocer. Siempre experimento alguna sorpresa con los resultados.

En “Emotional Dialogue” el acrílico ha sido la mejor elección posible, puesto que varía su color en función de la temperatura del cuerpo producida por las sensaciones. También es muy importante la durabilidad de mis diseños. Por eso voy a colaborar con diferentes científicos para que esta cualidad sea más duradera en mis diseños”, comenta.

Piezas de la colección “Insecure”.

Aunque “Emotional Dialogue” es un producto básicamente pensado para las mujeres, dado el mensaje que se esconde detrás, también tiene piezas más asequibles para todo el mundo, como la colección “Insecure”, que también está pensada para personas que se sienten inseguras cuando tienen que afrontar situaciones estresantes y no saben que hacer con sus manos. Son objetos que pueden llevar en la mano o usarlos como un broche”, dice.

En cualquier caso, la joyería, gracias a trabajos como los de Song Wong, vive momentos sorprendentes en los que, además de belleza, busca transmitir emociones.

Fotos: Song Wang.

Anillo de la serie “Light Tracer”, su último trabajo.


Broche de la misma colección “Light Tracer”.

This article is also available in English