Jugar con los materiales y observar las posibilidades que ofrecen, trabajar con ellos, moldearlos a gusto y ofrecer variaciones sobre una mismo diseño son algunas de las bases en las que se adentra la diseñadora Martina Lasinger, una joven austríaca, que lleva años viviendo en Holanda, cuando aborda un nuevo proyecto. Y es en esa investigación en donde mezcla conceptos complejos como la perspectiva, la geometría y la ilusión para crear objetos diferentes y esculturas en movimiento.

Creo firmemente en que un objeto puede influir en el estado de ánimo del observador. Pienso que, además, es clave guiar al ojo del que mira para darle una serie de pautas.

En el caso de mis trabajos de cerámica, como en este caso el taburete, tiene como objeto inducir a un estado meditativo. La investigación y la filosofía son la base fundamental de mi trabajo

Y esta introspección la aplica Martina en todas sus facetas, ya que su ansia por conocer y descubrir la espiritualidad de su trabajos la lleva a utilizar técnicas de producción nuevas y a buscar nuevos materiales para desarrollo.

“Espero que de aquí a un par de años pueda mostrar todo lo que he conseguido con estas investigaciones. Ya estoy comenzado a ver resultados sobre todo porque he cambiado la perspectiva de ver las cosas. Ahora pienso a lo grande, no limito mi potencial de creatividad. Pensar más a allá de los límites de un solo objeto es ver las cosas con mayor perspectiva·, dice Martina.

En este caso, la similitud entre el acabado de este taburete y la textura de la piel humano es patente. La diseñadora ha conseguido que el material se mostrara diferente a como nos tiene acostumbrados.

www.martinalasinger.at

This article is also available in English