Desde el siglo XVI, la tribu de los Aït Khebach ha vivido como nómadas entre la frontera de Marruecos y Argelia. Tradicionalmente, como ocurre en números pueblos de semejantes características, las mujeres dedicaban parte de su tiempo a trabajar tejidos en los que utilizaban pelo de cabra, lana de oveja y de camello para tejer piezas planas como mantas y vestido. También trabajaban pequeñas muestra de tejido con los que cubrían las paredes de sus tiendas. Tras la independencia de Marruecos en 1956, esta tribu siempre en continuo movimiento se instalará más allá del Alto Atlas meridional y comenzará a establecer sus primeras poblaciones fijas. Casas de una sola planta, suelo de tierra prensada y cemento y una cultura de dormir sobre -cojines. A partir de ese momento, la mujer Aït Khebach concentró su esfuerzo en realizar piezas con mayor energía creativa. Las primeras muestras de tejidos naturales fueron sustituidas por tejidos planos realizados con todo tipo de materiales heterogéneos y fueron ganando en complejidad.

Fatima Oumharch y Aïcha Salmi, mujeres Aït Khebbach

Fatima Oumharch y Aïcha Salmi, mujeres Aït Khebbach

rtir de 1980 se produjo un gran cambio en el método de trabajo y las mujeres comenzaron a trabajar alfombras y almohadas con nuevos nudos y de tejidos con pelo más denso. Este tipo de pieza son las de mayor presencia en el interior de sus sencillas casas, muestras textiles que reflejan la autoestima y la alegría de este pueblo nómada. Textiles que llevan implícitos muchos símbolos del grupo y que tienen un lenguaje propio que ayuda a establecer un patrimonio cultural común.

Fatima Ohama y Zahra Bouychou mujeres Aït Khebbach

Fatima Ohama y Zahra Bouychou mujeres Aït Khebbach

Curiosa es también la actividad que genera la elaboración de estas piezas pues se realizan de forma colectiva y les lleva a compartir un telar vertical que pasa de casa en casa y en el que tienen cabida patrones muy diversos, de muy diferente acabado y dibujo.

Ahora y por primera vez, la muestra “Colores del desierto” exhibe las alfombras de los Aït Khebbach fuera de Marruecos y numerosos objetos vinculados a su trabajo. Una cita que ha sido posible gracias a la labor de coleccionistas como Eric Ossart y Arnaud Maurières y a sus continuas visitas al Marruecos y al apoyo del Museo Bargoin en Clermont-Ferrand, Francia. Una ocasión que, además, incluye visitas especiales y muestras del trabajo en directo de estas artesanas.

Piezas de la exposición

Piezas de la exposición


Alfombras Aït Khebbach

Alfombras Aït Khebbach

Del 2 de septiembre de 2016 al 29 de enero de 2017

Photos Serge Anton/Rémi Boissau- Ville de Clermont-Ferrand .

www.museum-bellerive.ch

This article is also available in English