La continua investigación en busca de nuevos soportes que ofrezcan una nueva perspectiva tiene consecuencias imprevistas. Esos resultados, muchas veces, son muy curiosos. Eso es lo que ha conseguido la diseñadora de origen chino y residente en Londres, Ying Chang, una promesa emergente del diseño actual con un futuro muy optimista.

Su trabajo Neoplastic, que en el fondo se articula en torno a los conocidos envoltorios de embalaje de plástico de burbuja, es todo un descubrimiento. ¿Cuántas veces hemos abierto un paquete y nos hemos desecho sin miramientos de su envoltorio de burbuja?

La continua investigación en busca de nuevos soportes que ofrezcan una nueva perspectiva tiene consecuencias imprevistas. Esos resultados, muchas veces, son muy curiosos. Eso es lo que ha conseguido la diseñadora de origen chino y residente en Londres, Ying Chang, una promesa emergente del diseño actual con un futuro muy optimista.

Su trabajo Neoplastic, que en el fondo se articula en torno a los conocidos envoltorios de embalaje de plástico de burbuja, es todo un descubrimiento. ¿Cuántas veces hemos abierto un paquete y nos hemos desecho sin miramientos de su envoltorio de burbuja?.

Ying ha conseguido dar un paso más en torno a este material y ha conseguido que un envoltorio aparentemente sin servicio alguno continúe formando parte de complejo mundo de los materiales para el diseño. Las formas, que representan fielmente los objetos que cubría, representan vasos, cubiteras, botellas y pequeñas fuentes que tienen una segunda vida útil.

Ahora, y tras un cuidado proceso de recorta y pega, a los que se les aplica calor para enmarcar las formas del objeto, la colección Neolastic es ya una creación con entidad propia.

Este proyecto, galardonado con el último Premio Adagp Desing 2015 de la Bienal de diseño de Saint – Etienne, descubre su empeño por enfatizar el valor de un residuo aparentemente inservible y de las posibilidades que realmente esconde. Según los comisarios de este certamen, este premio quiere enfatizar la delicada y escondida belleza que se consigue con un producto realizado en plástico de burbuja. Es descubrir la imperfecta y evanescente belleza que se esconde en un envoltorio, que recuerda las formas que abraza como si tuviera memoria.

“Prácticamente, todo mi trabajo se basa en la investigación y en la experimentación con nuevos materiales y la artesanía. Es siempre una búsqueda de la relación que hay entre el arte y el consumismo moderno, y de puentes que establezcan un punto de unión entre el arte y la innovación”, nos dice la diseñadora.

Fotos: www.Ianbartlett.com
www.yingchang.co.uk

This article is also available in English