En un arranque por aprovechar los recursos de desechos marinos que producen continuamente de forma natural nuestros mares, la diseñadora industrial alemana Carolin Pertsch ha creado un nuevo material que ha utilizado como base en un taburete, un asiento cómodo en una lámina compacta y mullida.

Pertsch ha conseguido este resultado tras un exhaustivo estudio, en el que combinó jirones de Zostera marina (una especia de hierba/alga), con una bioresina producida a partir de aceite vegetal.

El material resultante, que mantiene unas propiedades muy parecidas en dureza y estabilidad al corcho natural, es ligero y sumamente rígido y se utiliza para dar forma al asiento de un taburete de patas acabadas en madera que se llama Zostera. Carolin Pertsch  recolectó cientos de kilos de esta planta marina, que cubría durante largas temporadas las playas alemanas, para intentar aprovechar una material que ofrece de forma natural la naturaleza. “Todo empezó en la cocina de nuestra espacio de coworking. En vez de preparar y cocinar el almuerzo, mezclé el almidón, agua y vinagre para la producción de mi propio bioplástico, que podría utilizar como un tipo de pegamento”, asegura.

Además, tras la creación de un nuevo material ecológico está la intención de concienciar a la gente para que piensen en las nuevas alternativas y caminos para materiales futuros.

Fotos: Carolin Pertsch

www.carolinpertsch.com

This article is also available in English