El mundo de los útiles de cocina conoce desde hace unos años un gran cambio, tanto en lo estético como en lo práctico de sus funciones, debido a la continua línea de investigación llevada a cabo por diseñadores industriales, arquitectos, dibujantes y cocineros. Esta búsqueda de nuevas aplicaciones y soluciones gastronómicas ha conseguido que en la cocina se hicieran cada vez más habituales la presencia de materiales más resistentes, de equipos eléctricos y robots, que facilitan la elaboración de platos y nuevos productos, y de formas, algunas muy caprichosas, que contribuyen aún más a la sofisticación de la gastronomía.

Productos de la colección The Runcible

Productos de la colección The Runcible

Sin embargo, de vez en cuando, se produce un alto en este deambular y la sorpresa se apodera de nuestros sentidos porque un avispado diseñador recorre el camino en sentido contrario. Eso es lo que ha ocurrido cuando Mathias Hahn, un diseñador alemán, ha presentado The Runcible, una colección de utensilios de cocina realizados enteramente en madera de arce maciza (cucharones, cuencos, platos…), que recupera las viejas formas porque, según explica, “son perfectas para la cocina por el fino grano de la madera y por su extraordinaria resistencia para estas labores”.

Piezas de The Runcible

Piezas de The Runcible

Obsesionado con la utilidad y funcionalidad de sus productos, Mathias investida actualmente la compatibilidad de materiales y la longevidad de los mismos en contraposición con la vida actual, rápida y repleta de prisas, en la que los más importante es el consumo continuado y efímero.

Residente en Londres, y premiado en diferentes ocasiones por su originales propuestas, como cuando diseñó la lámpara Lantern para la firma Ligne Roset, Mathias tiene estudio propio desde el año 2006 y es también uno de los miembros fundadores del colectivo de jóvenes diseñadores Okay Studio, un grupo que además de trabajar de forma individual se reúne para exponer sus productos.

www.mathiashahn.com

www.okaystudio.co.ukPlatos de madera

Foto: Petr Krecji

This article is also available in English