La diseñadora Sane Muiser

Esta diseñadora holandesa, graduada en la Design Academy de Eindhoven, es toda una experta en la creación de nuevos criterios en cuestión de materiales textiles. Prueba mezclas a veces imposibles con interesantes resultados y experimenta con numerosos productos de la naturaleza para conseguir objetivos que minimicen el impacto ambiental. Ella misma ha definido sus trabajos como refinados, sensuales y caprichosos, pero perfectamente integrables en la cultura actual. Sobre todo, debido a su carácter respetuoso con el Medio Ambiente.

Es una persona enérgica que sabe que la experiencia y el intercambio de información y conocimientos en este tipo de campos es básico. De ahí que no se lo pensara dos veces cuando le surgió la oportunidad de hacer unas prácticas en Nueva York en el estudio de Claudy Jongstra, toda una experta en el arte de los murales textiles realizados a artesanalmente.

Materiales como la lana afieltrada, la seda natural y las fibras vegetales con parte imprescindible de sus piezas, en las que quiere dejar constancia de cómo funcionan estas mezclas transformándose en nuevos tejidos.

“El mundo de las sensaciones es algo que me fascina y con Tactile Corpuscles he intentado crear un tejido que sirve como de segunda piel”.

En su trabajo titulado Tactile Corpuscles, la artista ha intentado recrear en tejidos las sensaciones que se pueden percibir a través de la piel, un órgano con más de cinco millones de terminaciones nerviosas y que aporta importantísima información a nuestra capacidad receptiva.

“Este mundo de las sensaciones es algo que me fascina y con Tactile Corpuscles he intentado crear un tejido que sirve como de segunda piel. En esta ocasión he utilizado la lana y el sisal con una base de látex artificial para conseguir un producto aparentemente inútil, pero que finalmente funcionan muy bien y se convierten en un único material”, comenta la artista.

Photography: Studio Sanne Muiser

www.sannemuiser.nl

This article is also available in English