LA MARCA

Pocos diseñadores pueden vanagloriarse de tener una formación casi autodidacta, sobre todo al comienzo de sus carreras,  aunque posteriormente se hayan formado durante años en diferentes talleres, ponencias o cursos, pero Roser Martínez defiende, sin tapujos, que sus inicios con la joyería comenzaron como un hobby y que, posteriormente, esta afición se profesionalizó.

Desde entonces, y tras cuatro años, ha posicionado su producción entre una de las propuestas más llamativas de esta especialidad y sus composiciones, desde las más sencillas hasta las más complejas, como sus complicados collares para llevar a la espalda, respiran un cuidado y depurado diseño. “Me gusta crear piezas diferentes, yo digo que diseño para mujeres alejadas de los convencionalismos. Estoy entre los profesionales que hacen joya de autor y la joyería contemporánea.”, dice.

Juego de collar, pendientes y pulseras, y collar de espalda

Juego de collar, pendientes y pulseras, y collar de espalda


Detalle collar de espalda y de collar de tres piezas

Detalle collar de espalda y de collar de tres piezas

EL DISEÑO

Aquí, Roser lo tiene muy claro. Dependiendo del mercado al que te quieras dirigir tu diseño será uno u otro. Más clásico y seguro con collares, anillos o pulseras más fáciles de llevar si quieres hablar de piezas de autor, o más atrevidos y con mayor riesgo en sus formas para una joya contemporánea de vanguardia. “Algunas de mis piezas son multidisciplinares debido a su volumen. De este modo, son más versátiles. Me encanta crear piezas que se pueden llevar de diferentes maneras. Por ejemplo, el collar Heures, de la colección Naturaleza Emergente, también se puede usar como tocado o como fajín. Son joyas para ocasiones especiales y no para todos los días”, asegura Roser.

Dos modelos de sortijas

Dos modelos de sortijas


Brazalete y pendientes de plata

Brazalete y pendientes de plata

LOS MATERIALES

En su trabajo, la diseñadora catalana experimenta la mezcla de texturas y materiales sin ningún pudor. Simplemente para saber si una idea funciona o no. Por eso, algunas de sus piezas pueden recordar a un complejo entramado de ramas silvestres. “No tengo un método de trabajo concreto. Simplemente mezclo y busco la armonía entre materiales, colores, tamaños…. Y aunque mi estilo es imperfecto y asimétrico, necesito conseguir un equilibrio en cada pieza”, comenta.

 La naturaleza, el mar o las emociones son referencias constantes en su trabajo, igual que lugares como l’Empordà en los que se mira constantemente. Por eso, y por una evolución casi lógica, Roser está descubriendo la porcelana y el polvo de terciopelo como nuevos elementos que incorporar a su trabajo. “Ahora también estoy volcada en piezas en donde mezclaré algo muy rudimentario como el alambre con un material más noble como el oro. Estos contrastes me gustan mucho. Al final es cuestión de ir aprendiendo y evolucionando”, dice

Detalles de acabado

Detalles de acabado

This article is also available in English