Joshua Till saltó a las páginas de la actualidad del mundo del diseño por convertirse en el ganador del certamen del Manchester Craft & Design Centre del año 2016, con una propuesta de producto que recuperaba la vieja técnica del trabajo a vapor para curvar la madera.

Esta fórmula de tratamiento se utilizó durante cientos de años para construir los cascos de los barcos, para elaborar instrumentos de música, como el armazón del violín, y también para realizar mobiliario, como muchas de las piezas del diseñador Michael Thonet. Sin embargo, con la llegada de la maquinaria moderna, este método tradicional pasó al olvido y prácticamente no se utilizaba.

Mesa auxiliar Mussidae Mensa del diseñador Joshua Till.

Joshua Till, que se ha inspirado en las formas orgánicas de la para dar forma a sus piezas, ha querido recuperar esta fórmula de trabajo para dotar a sus muebles de un extra que podría haberse perdido con la incorporación de las nuevas tecnologías. De este modo, el diseñador ha podido al explorar las complejas formas de la naturaleza, repletas de contrastes, crear nuevos lenguajes coherentes con una estética contemporánea.

“Recurrir al uso del vapor para conseguir estas curvas me ha permitido crear formas poco usuales y, además, bellas, utilizando poca madera y menos energía”.

“Como diseñador he querido realizar mobiliario que no sólo fuese funcional, sino estéticamente llamativo. La ecología, la sostenibilidad y la gestión de los recursos, además, han sido prioridades con un importante papel en mis proyectos de diseño. Juegan un papel básico en mi trabajo. Mediante el uso del vapor para conseguir estas curvas he sido capaz de crear formas poco usuales y, además, bellas, utilizando poca madera y menos energía. Así se producen menos residuos y el resultado es tremendamente honesto”, asegura Joshua.

Para conseguir moldear la madera, Joshua ha utilizado viejos métodos de trabajo que recurren al vapor.

Sus muebles están hechos en maderas duras de fresno y haya, debido a sus particulares propiedades de resistencia, y a que permiten conseguir formas curvas más moldeables con el vapor. “Todo el proceso es apasionante, desde los inicios, cuando tienes que pensar en el diseño, hasta el final, cuando ya observas el mueble acabado. Lo más reconfortante es saber que tienes en tus manos la habilidad y el conocimiento para hacer algo funcional que tiene un propósito concreto”, asegura.

Premontaje de las piezas curvas que forman parte de la estructura principal de la mesa.

Creativo e inquieto, Till no puede dejar de recordar sus paseos por el campo cuando era niño y se mostraba ansioso por saber cómo funcionaban las cosas. “Siempre fui muy curioso y siempre supe que debía dedicarme a algo relacionado con el mundo de la creación. También fueron importantes para esta decisión mi familia y mis amigos. Ellos me motivaron desde el primer momento”, dice feliz.

Detalle de la articulación que permite variar la altura de la mesa.

Fotos: Joshua Till

http://joshtill.wixsite.com/designer-maker

This article is also available in English