Hillary Waters no lo tenía muy claro cuando la adolescencia llamó a su puerta, pero ella siempre fue una niña curiosa a la que le encantaba realizar todo tipo de pequeños trabajos con sus dibujos y también coser y bordar, actividades de costura a los que posteriormente sacó gran provecho. Sus pasiones se dividían entre el descubrimiento de las Ciencias Naturales y el Arte, sin saber que ambas disciplinas podrían casar perfectamente. De hecho, la diseñadora consiguió posteriormente un Máster en Bellas Artes en la disciplina de materiales y un BFA de la universidad de Buffalo.

Fue precisamente su vena joven e incontestable por preservar los valores medioambientales los que finalmente definieron la dirección artística que hoy defiende. “Siempre me ha interesado mucho la forma en que tratamos y nos relacionamos con el medio ambiente. Quiero rescatar y revivir nuestra conexión con el mundo natural. Por eso estudio las tradiciones artesanales y las uso junto con los materiales orgánicos y botánicos que encuentro. Es una manera simbólica de unir la relación entre la naturaleza y el ser humano, en un momento en que este vínculo es tremendamente frágil y complejo. Además, espero ser fuente de inspiración para que esta perspectiva cambie”.

Retrato de la diseñadora.

Tres muestras de la colección “Flora” realizadas sobre hojas en tono amarillo.

¿Y cómo lo hace la diseñadora de Elma, Nueva York, que ahora vive en Richmond? Pues con trabajos que se presentan en materias orgánicas y naturales, como las hojas de las plantas. Razones tanto éticas como de sostenibilidad conviven perfectamente en este mensaje eco y todo el mundo se está familiarizando con estas materias. “Quiero utilizar este material común para transformarlo y elevarlo a una categoría superior y que la gente lo vea de otra manera”.

Trabajo gráfico de PaperCut sobre soporte de papel.

Composición gráfica elaborada con plumas.

Proyecto 3X3 Session, un estudio sobre la evolución humana y su relación con las plantas.

La norteamericana también se atreve con otros materiales naturales como las plumas, el papel o las camisas de la piel de serpiente, pero siempre, en el caso de la piel de serpiente y de las plumas, buscando un punto de vista de transformación y equilibrio. Se trata, en sus palabras, de un retorno a sus orígenes. De la energía a través de la vida y la muerte…

“Ser artista significa muchas cosas, no solo crear. Como trabajador autónomo también hay que hablar con galerías, escribir correos, dar conferencias, entrevistas, empaquetar…. Es un aspecto, sobre todo lo relacionado con la paquetería que no me gusta. Disfruto mucho más cuando estoy en medio de un proyecto, en el meollo del trabajo… Me encanta hacer arte, a pesar de que también puede resultar tedioso y ocupar mucho tiempo. Amo realmente lo que hago y me lo tomo muy en serio, porque es así como lo siento de verdad. Espero que eso se vea reflejado en mi trabajo. Como dijo el gran poeta norteamericano Kahlil Gibran: “el trabajo es el amor hecho visible”.

Muestras de trabajo PaperCut sobre diferentes tipos de hojas.

Pero como ocurre con cualquier otra disciplina artística, el conocimiento es un factor enriquecedor que hay mantener a diario y eso se plasmará posteriormente en las obras. Hillary ha podido viajar, ver cosas diferentes, nutrirse de conocimientos complementarios y además es una gran lectora, aspecto que sobrevalora por encima de muchas cosas. “Mi visión de las cosas y mi relación con el mundo natural ha cambiado mi forma de pensar. Además, para mi inspiración artística también me fijo mucho en lo que hacen otros artistas. Eso también es importante para la creación de cada pieza. Me gusta entender lo que estoy haciendo, aunque a veces no sepa cuál va a ser el resultado final”.

“Siempre me ha interesado mucho la forma en que tratamos y nos relacionamos con el medio ambiente. Quiero rescatar y revivir nuestra conexión con el mundo natural”.

En cualquier caso, Hillary es una persona agradecida que se vuelca de lleno en cada trabajo y bebe de la minuciosidad y el empeño por sacar algo adelante porque crees, primero en ello y, después, en ti mismo. Esto se descubre, sobre todo, cuando llega el momento de los reconocimientos. “ Para los artistas o diseñadores es muy importante que valoren lo que haces. De una manera funcional, es una parte importante para nuestras carreras y para nuestra vida cotidiana, pero, aparte de eso, cuando te alguien te valora debe saber todo el contexto que te rodea, de dónde vienes, cuál es tu historia… todas las conexiones son importantes. De ahí que cada pieza deba ser vista arropada por todos estos factores. Así es realmente cuando un trabajo descubre su esencia”.

Intervención con hilos sobre semillas huecas y en hoja de Arce.

Foto Retrato: Merceded Jelinek
Resto imágenes: Hillary Waters

www.hillarywfayle.com

This article is also available in English