Saber explotar con acierto una joven marca de diseño gráfico centrada en la producción de productos para el escritorio esconde una cuidada estrategia de márketing. No resulta fácil vender estos objetos si no encierran un mensaje acorde con lo que se quiere transmitir. Y no todo vale. Por esta razón, Marcel Baer creó Octaevo en 2013. Quería ofrecer un producto coherente que, además de resultar práctico, tuviese un extra en su diseño que lo hiciera especial.

De padre suizo y madre española, Marcel ha recorrido profesionalmente diferentes campos dentro del mundo del diseño gráfico. Gucci, Harry Winston o Stela MacCartney no le resultan empresas ajenas a su desarrollo profesional, puesto que en ellas puso en práctica durante varios años sus conocimientos tras estudiar diseño gráfico en Londres. Octaevo nació por esa necesidad de descubrir nuevas fórmulas de lenguaje que definieran la creatividad y la curiosidad que Marcel encerraba en su imaginación. Sus libretas, carpetas, marcapáginas y agendas de notas son atractivas e invitan al uso de sus hojas en blanco para desarrollar pensamientos y anotar sentimientos repletos de color.

En su hoja de presentación Marcel Baer diseña para Octaevo con la intención de transmitir la esencia del mediterráneo, de sus colores y de sus tonalidades brillantes. Y en un paso más por saciar su curiosidad creadora, se ha atrevido con productos desconcertantes, como sus jarrones de papel; objetos que a priori no casan con el uso de los líquidos, pero que incitan a su llenado.

www.octaevo.com

This article is also available in English