Entendemos que cada vez es más difícil destacar en cualquier disciplina, más incluso, en el mundo del arte. Así, no nos sorprenden las posibilidades estéticas que la ilustradora griega Meni Chatzipanagiotou ha descubierto en sus pequeñas ilustraciones trabajadas sobre recortes de madera.

Experta y dotada especialmente para el trabajo delicado y preciosista del detalle hecho en blanco y negro y a mano, nos traslada en estos recortes a pequeños escenarios que podrían estar inspirados en cualquier obra de teatro nórdica. Paisajes nevados, noches estrelladas e incluso representaciones animales son fuentes de estas viñetas que están acabadas en acrílico, gouache y bolígrafo negro.

Pero su obra conoce, además, otros caminos en los que también recurre al detalle para mostrar su buena factura. Conocida es su buena mano para crear un alfabeto campestre, en el que el grupo de detalles silvestres y florales terminan por hacer composiciones sorprendentes o una gráfica de números en los que el detalle esconde muchas horas de trabajo.

La inspiración que puebla cada una de sus composiciones recurre al mundo fantástico repleto de curiosos personajes o se decanta por la influencia del surrealismo y sus oscuros habitantes, mundos en los que la diseñadora se encuentra cómoda. Un nombre al que no perderle la pista.

Fotos:Meni
www.menisart.com

 

This article is also available in English