Ilusión óptica, geométrico, agudo, psicodélico, vibrante, vectorial y valiente son algunas de las palabras que el diseñador gráfico Matt W. Moore utiliza para describir sus trabajos.

Su mayor satisfacción personal es poder afirmar que “la variedad o sus posibilidades te llevan al crecimiento personal”. Con ese “mantra” Matt se mueve en su posición como referente en el mundo de las artes gráficas. Sobre todo, porque, además de haberse convertido en todo un icono, es una persona que ha tocado muchas y diferentes disciplinas, como el diseño gráfico, la ilustración, el video, etc.

Esto le permite dedicar una semana al diseño de logos e imagen corporativa para una empresa y a la siguiente estar pintando un megamural, diseñando unos textiles o trabajando en esculturas en su estudio de cara a una nueva exposición. “Estoy muy agradecido por poder contar con toda esta variedad”, comenta.

Y, aunque en color sus trabajos resultan vibrantes, es en el blanco y negro empleado para su propia firma de decoración Core deco (www.core-deco.com) donde se descubre la excelencia de su trabajo. Se trata pués de una etética en la que igual diseña baldosas de ceramica, que tejidos jacquard afganos o elmentos de mobiliario.

 

This article is also available in English