Sencillos, repletos de colores, de trazo seguro y cierto semblante infantil,  los dibujos de la ilustradora australiana Alice Oehr, llaman la atención por su pureza, elementalidad y que no parecen pretender ser más de lo que ves.

Considerada como una de las grandes promesas de esta disciplina, sobre todo por no rebuscar extrañas fórmulas de éxito, Alice  explica: “ Mi estilo de trabajo surge de una manera natural. Se fundamenta en explicar sin demasiadas vueltas cosas sencillas. Además, este método de trabajo es práctico porque la gente se da cuenta de que cada dibujo encierra un poco de ti”, asegura.

Colaboradora en múltiples trabajos de ilustración y publicidad, Oehr ha conseguido que su método llame la atención de importantes empresas. Entre su clientes, marcas como Lavazza, Smiggle….

Una de las partes favoritas de mi trabajo es la aplicación del color. Sé que es un aspecto muy importante de cada dibujo que hago y que forma parte de mi marca

Papel, textil, impresiones, tarjetas…. El soporte tampoco es un problema. Alice se atreve con todo y sus trabajos en cada uno de estos materiales guardan relación. “Una de las partes favoritas de mi trabajo es la aplicación del color. Sé que es un aspecto muy importante de cada dibujo que hago y que forma parte de mi marca. He intentado utilizar el monocromo en alguna cosa, pero finalmente, el color llega con toda su fuerza”, comenta.

¿La inspiración? Desde películas, libros, tarjetas, calendarios… Su trabajo más inmediato y en el que lleva inmersa un tiempo es un libro monográfico con sus diseños e ilustraciones.

www.aliceoehr.com

This article is also available in English