La comunicación gráfica es un mundo en constante evolución, no solo porque el lenguaje cambia continuamente sino también porque es un marco en el que se incorporan nuevos formatos con total dinamismo. Más ahora, cuando el mundo tecnológico cuenta con un gran peso específico en esta disciplina y casi se ha convertido en una presencia obligada para actualizar el mensaje.

Frank Plant, creativo norteamericano afincado en Barcelona desde hace años, lo sabe muy bien. Su obra (a la que denomina 2.5 dimensiones) incorpora elementos de otras disciplinas más nuevas sin dejar de recurrir a un lenguaje claro. “Estoy probando en cómo llegar a una destilación de una imagen/idea sin enturbiar el tema que trato”, asegura.

Con estudios en Escultura y Bellas Artes en la Universidad de Philadelphia, su trabajo sorprende por muchas y diferentes razones. Es fácil de interpretar, visibiliza una parte importante de los problemas sociales en un formato diferente, comunica claramente lo que pretende y su método se parece mucho a las líneas de tinta impresa que funcionan a modo de relieves, pero presentadas en un material como el hierro. “Cuando descubrí este material me encantó su permanencia, los valores que comunica, su olor, la manera en cómo se trabaja y manipula. A partir de ahí, empezó la investigación y el principio de una relación larga de descubrimiento y desarrollo. De buscar la simbiosis entre mis ideas y de ver las muchas posibilidades del material. Ha sido un proceso íntimo y bonito”, comenta desde su estudio.

Sus murales, que él llama “dibujos en acero” o “hierrogríficos”, porque son planos, pero a la vez son un objeto, representan en muchas ocasiones el momento actual de desasosiego social; son una especie de mensajes del descontento en un formato nuevo. “Para mí es muy importante reflexionar sobre los temas socio/económico/políticos del día a día y levantar la voz por las cosas que considero importantes para ser reflexionadas en la esfera pública. Prestar mi creatividad a la formación de ideas que serán posteriormente rumiadas por la gente me parece genial y un reto personal fundamental”, defiende el escultor.

Retrato del creativo Frank Plant.

¿Y cómo se traslada ese mensaje a una pieza plana, realizada en hierro y que acaba colgada de una pared? “Depende mucho de la pieza, pero en general voy pensando en imágenes o temas que surgen en mi cabeza, y después intento ver las posibilidades de llevarlo al material. Si el proyecto incorpora figuras humanas fotografío a gente, y ya con todos los elementos en bruto compongo una imagen en “Illustrator”. La imprimo y en el taller le doy forma, la recorto, la sueldo y la pieza crece poco a poco”, dice.

«A veces, prefiero trabajar solo en blanco y negro porque incluye la información básica perfecta para comunicar mis ideas”

En sus obras domina el blanco y negro, aunque el color tampoco se descarta. Sobre todo porque una misma pieza aporta información visual muy diferente. “ El color funciona tanto a nivel consciente como inconsciente, no es un cuestión decorativa, sino de si estás preparado para incorporar lo que conlleva el color. A veces no lo hago y prefiero trabajar solo en blanco y negro porque incluye la información básica perfecta para comunicar mis ideas”, asegura.

Obra "La vida como una jungla" de 2017.
Detalle de "La vida como una jungla".

Algo parecido sucede con los acabados de algunas obras que también incorporan otro tipo de materiales… “Me encanta. Es la alquimia, la mezcla y los contrastes. Son como armonías que funcionan como las mezclas de sabores que hay en un plato. Introducir otros materiales cambia la frecuencia de las obras y abre nuevos universos”, dice el artista.

Si a todo esto le sumamos la continua exploración visual y que la curiosidad se ha convertido en su combustible base, el resultado es más que enriquecedor. “Es como si fuera una sopa a la que las influencias que ingerimos como especias le dan sabor a nuestros esfuerzos. A base de esto puedes provocar gusto o malestar. Por eso hay que probar y ser consciente de lo que se ingiere”, dice.

“Estoy buscando la manera de expandir los horizontes, buscando gente y plataformas que disfruten con mi sentido estético y de ideas”

Y el futuro, ¿cómo se presenta? “A nivel personal, me gustaría incorporar más elementos de electrónica, pantallas, motores, sonido… Es un proceso lento para hacerlo con gracia y un poco de dignidad. Mientras, voy buscando manera de expandir los horizontes, buscando gente y plataformas que disfruten con mi sentido estético y de ideas”.

Frank Plant en su taller de trabajo.

Fotos: Frank Plant.

www.frankplant.net

This article is also available in English