Todavía está por descubrir si fueron producto de la casualidad las razones que llevaron a dos jóvenes ex estudiantes de la Escuela de Arte de Chelsea, en Londres, a migrar a las afueras de la ciudad y encerrarse en su taller-estudio para centrarse en la creación de objetos y útiles de cocina de manera artesanal. Sobre todo, porque apostaron por recuperar métodos tradicionales de trabajo, por hacerlo con materiales orgánicos tan básicos como la madera o el algodón y porque no parecía tener mucho futuro.

Esto sucedió poco después de que ambos se graduaran en arte, en el año 2013, de que aparecieran los primeros síntomas de una galopante recesión económica que daría al traste con cualquier aspiración profesional y de que ambos se encerraran durante un lluvioso mes de agosto en el campo francés para buscar un posible futuro profesional.

En ese verano desapacible se cimentaron las bases logísticas y de creación de Forest+Found, una empresa que comenzó tímidamente haciendo pruebas de tejidos y de tallas de madera, y que, actualmente, se ha convertido en un referente obligado cuando hablamos de tradición, artesanía, calidad y materiales nobles pensados para el hogar.

Y de este modo, Max trabajando con el cincel y el punzón cucharas, cuchillos, vasijas… y Abigail centrada en al área textil, dieron rienda suelta a su creatividad como artistas sin desvincularse de la faceta de diseñadores. “Es una manera de trabajar, en otro ámbito diferente, pero muy ligado a la creación. No podíamos desaprovechar nuestra formación”, asegura Max.

La pareja disfruta enormemente de la naturaleza y de la relación y vínculos que el ser humano crea a través de sus manos con el entorno que les rodea. Muestra de ello son sus continuas salidas al campo, donde como en un supermercado natural, en el que muchos solo ven semillas, hojas caídas y ramas tumbadas, ellos encuentran, inspiración y materiales de proceso para su investigación.

“Teníamos que seguir haciendo algo que tuviera que ver con nuestra formación como artistas y no podíamos desaprovecharlo”, dice Max.

Una manera simple de hacerse con materiales orgánicos de la naturaleza y de reciclar algo que siempre será el preámbulo de un diseño posterior. Pero como esa despensa natural tiene sus límites y no siempre encuentran lo que buscan, se sirven de la Comisión Británica de explotación de los bosques de Epping y de desechos y restos del trabajo de otros diseñadores. “Es sorprendente lo que puede surgir de una vieja pieza que aparentemente no tenía ningún servicio. Muchas veces reutilizo las virutas que produce el trabajo de Max para conseguir nuevos colores y tintes, y los resultados son espectaculares”, comenta Abigail.

“Cuando estábamos estudiando, siempre nos dijeron que era muy importante descubrir la reacción de la gente ante nuestro trabajo y ahora con Forest+Found y nuestra labor de artesanos, hemos descubierto como piezas rudimentarias se convierten en objetos de uso diario. Y eso reconforta mucho”, dice Max.

Fotos: Forest+Found

www.forest-and-found.com

Selección de cucharas en madera con diferentes acabados.
Vasos de madera en diferentes tipos de acabado.
Tejidos, boles, platos y cucharas... todos hechos a mano.
Madera de arce, abedul, castaño, etc... y teijdos de algodón, lino...
Libro de reciente aparición dónde Max explica su técnica y proceso de trabajo.

This article is also available in English