Hace cinco años, José Cámara y Braulio Rodríguez abrieron un pequeño local en el Rastro de Madrid, Espacio Brut, (www.espaciobrut.com) para ofrecer su producto, personalizado y a medida.

Su mobiliario, casi todo en madera, es sencillo, depurado y se articula con el color para darle contraste a sus piezas.
En su nueva ubicación (Pelayo 68), Espacio Brut es galería de exposiciones, tienda y lugar de trabajo. Ofrecen productos de diversa procedencia, con una clara inclinación a la estética nórdica.

“Nos sentimos cómodos con la madera, es un material cálido, cercano, que envejece muy bien y admite diferentes acabados”

“Principalmente utilizamos abedul contrachapado, aunque también tenemos una línea de roble macizo”.

“Nos gustaría comenzar a añadir otros materiales como el acero -que ya hemos utilizado- o el latón y el cobre, pero de momento, estamos “conviviendo” con las posibilidades de la madera”

“En algunos proyectos hemos recurrido al arce, el chopo y el nogal”

“Nuestro estilo es el “no estilo”.

“Perseguimos el funcionalismo, el utilitarismo y nuestro camino es el de la coherencia con nosotros mismos”.

This article is also available in English