Cristina Celestino es un nuevo talento de la escena italiana y ella lo sabe después de ver reconocido su trabajo en diferentes ferias y muestras. En su trabajo se concentra el rigor de su formación como arquitecta, la inspiración del diseñador y la curiosidad del coleccionista de objetos singulares. Vive y trabaja en una casa de los años 20 en Milán, que funciona como estudio y vivienda, y en la que encuentra la medida justa de inspiración que luego aplica a su trabajos. Sus piezas son domésticas, cercanas, evocadoras y con un punto retro que ella reinterpreta para no recurrir en la nostalgia de un tiempo pasado.

¿Cómo consigue que sus objetos y propuestas resulten diferentes? Pues con variaciones de escala, con nuevos puntos de vista, con el uso de materiales que aporten riqueza visual y que sirvan para rediseñar el imaginario tradicional. Además su especial curiosidad por todo lo que le rodea, desde su casa, su ropa, sus objetos personales y hasta sus amigos, le sirven como fuente de inspiración. “Siempre ha llamado la atención la identidad personal de cada una de las piezas que descubro. No tienen porqué ser objetos extraordinarios, pero sí tener algo que los hace especiales”, asegura.

Creé mi propia marca para poder disponer de total libertad de expresión

Tras graduarse en 2005 en el IUAV de Venecia, los sueños de la diseñadora fueron convertirse en una especie de empresaria de sí misma para crear una ruta personal de estilo y controlar todo el proceso de creación, desde la primera línea que traza el lápiz hasta la comercialización del producto final. Por eso, creó en 2009 su propia marca de diseño, Attico Design, en la que además se permite el lujo de tomar los caminos que quiere sin depender de las directrices de nadie.

“Creé mi propia marca para poder disponer de total libertad de expresión”, asegura siempre en sus entrevistas. A este despegue también ha contribuido que fuera seleccionada para participar en el Salone Satellite de Milán, escaparate global donde los haya.

Esa filosofía no le ha impedido trabajar y colaborar con diferentes productoras, pero ahora ha llegado el momento de marcar cierta distancia con los demás para centrarse en su propia empresa. Incluso apuesta con un poco más de ambición por que sus piezas en edición limitada aparezcan expuestas en galerías de arte, exposiciones y museos.

Cristina Celestino tampoco tiene prisa. Ha colaborado y colabora con diferentes clientes de renombre (Seletti, Flexform, Torremato…), que le permiten globalizar su diseño, e incluso, como en el caso de su reciente trabajo “Cristalino”, se ha dejado seducir por colaboraciones más personales, como este diseño en el que ha trabajado con Paolo Polloniato. ¿El futuro? Seguro que muy alentador, ya que los proyectos se acumulan sobre su mesa de trabajo.

www.designattico.com

Lámpara de pared Analog

Lámpara de pared Analog


Colección de cristales Deriva

Colección de cristales Deriva


Colección de cristales Deriva

Detalle colección Deriva


Collección Capsule

Collección Capsule


Collección Capsule

Collección Capsule


Proyecto Cristalino realizado con Paolo Polloniato y detalle

Proyecto Cristalino realizado con Paolo Polloniato y detalle


Piezas de la colección Olfattorio

Piezas de la colección Olfattorio


Proyecto Ecstasy y sofá Flocco

Proyecto Ecstasy y sofá Flocco


Conjunto de vasos

Conjunto de vasos


Cabinas Voliera


Procesos de trabajo en colección Cristallino

Procesos de trabajo en colección Cristallino


Procesos de trabajo en colección Cristallino

Procesos de trabajo en colección Cristallino

This article is also available in English