i

Especialistas en el lettering que se inspira en las viejas tradiciones de los letreros escritos a tiza sobre pizarra, el estudio vienés Books Ink (Claudia Wiesinger+Stefan Ellerich) lleva dos años haciendo de este particular formato su mejor sello de presentación; un método que define perfectamente su metodología y estilo en el trabajo, y en el que se sienten plenamente identificados.

“Llegar a esta imagen corporativa no ha sido una labor fácil. Es el resultado de muchas horas y noches de trabajo, de pruebas e intentos continuos por encontrar nuestra verdadera pasión. Fue también en esos momentos cuando salieron a flote nuestras inquietudes más personales y cuando descubrimos que a Stefan se le veía más interesado en la encuadernación y a mí en la caligrafía y el rotulado a mano”, comenta Claudia.

A partir de ahí, su presencia en un mercado local con sus primeros trabajos confirmó lo acertado de su nueva actividad profesional como diseñadores gráficos. Después, había que buscar un nombre, un logo y una identidad corporativa para afianzar la marca. Fue por aquel entonces, cuando nació Brooks Ink. “El nombre combina perfectamente los dos aspectos que trabajamos: los libros y obras de arte en tinta” asegura la diseñadora.

Dos años después de aquellos dubitativos inicios, Books Ink funciona como marca y como empresa; en ella, ambos diseñadores se conocen tan bien, que sus trabajos fluyen de una manera natural sin necesidad de preguntas o dudas de por medio.

“No necesitamos una organización previa muy laboriosa, ni tenemos un método para aplicar a cada uno de nuestros proyectos previamente. Simplemente se produce una combinación de ideas y de ahí surgen las diferentes vías para llevarlos a cabo”, Dice Claudia.

Aficionados a la historia, a la arquitectura, a las películas de cine clásico y a la música clásica, la pareja cuenta, además, con una ventaja inspiracional añadida, que les ofrece trabajar y vivir en Viena. “Es una suerte porque estar rodeados de historia por todas partes y vivir en una ciudad con tanto que contar. Contribuye de manera positiva a que la creatividad la encuentres en cada paseo que das por las calles de Viena”, dicen.

Trabajar en esta disciplina exige, aún teniendo un estilo propio, estar en alerta máxima. En el mundo del gráfico las carreras por alcanzar el éxito y por mantenerse son más veloces y los artistas deben conocer lo más nuevo, lo más llamativo y lo que en cada explican: “En este mundo todo se mueve demasiado rápido y lo que ayer era cool, mañana puede estar pasado de moda.Lo vimos también cuando incorporamos el color a nuestras caligrafías. El color añade otra dimensión de expresión a tu trabajo”, comenta Claudia.
Eso no es óbice para que no sueñen con el proyecto ansiado; ese con el que sentirse plenos laboralmente. “Nos encantaría hacer el letterin de una película; somos unos grandes aficionados al cine en blanco y negro, y nuestro piso se convierte cada noche en una improvisada hemeroteca en la que visionamos las 100 mejores películas de IMDB. Diseñar una tienda o un café tampoco estaría mal, o, a una mala, tampoco descartamos abrir nuestro propio local de café”, comentan.

Mientras, disfrutan cada vez que entregan un proyecto a cada cliente y comprueban por las expresión de sus caras la reacción satisfactoria de haber realizado un buen trabajo. “Nos encanta trabajar con los clientes y ayudarles a visualizar sus ideas.Tambin disfrutarmosprepaprando os clientes y ayudarles a visualizar sus ideasén disfrutamos preparando los pedidos de la tienda online. Lo que menos nos apetece es todo lo que tiene que ver con la contabilidad, o planificar y organizar todo, es una lata”, comentan desde el estudio.

En cualquier caso, trabajos por encargo o proyectos más personales son una combinación fantástica, de cuya maceración surgen nuevas ideas y conceptos. “Eso lo vemos también en nuestro método de trabajo, en el que se combinan perfectamente labores manuales, y quizás más artesanales, con el acabado en ordenador. Muchas veces son los propios clientes los que exigen un tipo de acabado concreto (flyers, diseño corporativo…), ya que siempre buscan la perfección y con el ordenador es más fácil conseguirla”, dicen.

Fotos: Books Ink

www.hellobooksink.com

 

This article is also available in English