El formato de la pareja creativa es un recurso que funciona y ha funcionado en el diseño desde siempre. No hay nada más que recordar el excelso y la dilatada producción y trabajo de los Eames, pareja por excelencia en este tipo de actividad y que difícilmente serán superados. En nuestro país, también es un fenómeno relativamente reciente, pero ya son varios los estudios de diseño y arquitectura que se articulan bajo esta misma vara de medir. Antoñito y Manolín, profesionalmente ubicados en Sevilla desde hace relativamente poco tiempo, es uno de ellos.

Muestra de materiales.

Son un estudio joven, que rinde homenaje a los padres de ambos creativos con un nombre que recuerda a las también famosas parejas de nuestro cómic patrio, como Mortadelo y Filemón o los irreverentes gemelos Zipi y Zape, y que gestionan desde la ciudad andaluza una cuidada producción de mobiliario y de producto artesanal que ya los posiciona en el panorama creativo como tándem a tener en cuenta.

Pablo Párraga y Trinidad Salamanca, los rostros de Antoñito y Manolín.

Vinculados al diseño en ambos casos por cuestiones familiares (el padre de Trinidad Salamanca, Antoñito, tenía un taller en casa donde trabajaba incansablemente, y el padre de Pablo Párraga, Manolín, era arquitecto técnico) no fue, sin embargo, hasta hace tres años cuando ambos cambiaron los seguros y la comunicación por algo más errático e inconstante como el diseño de producto. Cambiaron de ciudad y dejaron Madrid por Sevilla, un espacio creativo que vive un momento de creciente notoriedad artística y donde Carmen, la hija pequeña de ambos disfruta, junto a sus padres, de una calidad de vida que no tenían en la capital de España. “En Sevilla se siente la energía de una comunidad creativa en germen que está haciendo cosas impresionantes; no entendemos los límites de una ciudad para poder desarrollar un trabajo”, aseguran desde el estudio.

Modelo de luminaria Alex y detalle de materiales.

1.Vuestros primeros trabajos se centraron en la iluminación… ¿Qué tienen vuestras luminarias que no ofrezcan otras del mercado?
Buscamos aportar un producto atemporal, equilibrado y de apariencia sencilla. Ahora el sector ha cambiado y buscamos la unicidad, la diferenciación y nuestro propio sello; de ahí la mezcla con otros materiales y el aumento de tamaños y volúmenes. Trabajamos desde un concepto más global que puede dar como resultado una lámpara, un mueble, una escultura… la funcionalidad estricta deja de ser el objetivo principal.

2.¿Resulta fácil posicionarse como estudio desde Sevilla? Depende de si vuestros diseños funcionan, son buenos y tiene éxito…Sevilla para nosotros tiene muchos porqués. Nos vinimos siendo plenamente conscientes de que esto no es Madrid, Barcelona, Berlín o San Francisco. Esto es Sevilla, con todas sus luces y sus sombras. Ahora nos ofrece una calidad de vida en este momento para nosotros muy alta y, aunque miramos continuamente lo que sucede tanto aquí como en el resto del mundo, no nos ponemos límites geográficos a la hora de trabajar, aunque nos encanta hacerlo desde aquí.

Lámpara con estructura poliédrica en latón, de la colección Bravé.

3. Diseño español, con denominación de origen y hecho a mano. ¿Demasiadas cortapisas para un triunfo seguro siendo tan jóvenes?
Cuando hablamos de diseño creemos que es importante tener un enfoque internacional. Para nosotros, además, es imprescindible en este momento, pero teníamos claro que queríamos ser una marca española. Al fin y al cabo, eso también es una diferenciación. Y las manos son para nosotros la forma de plasmar la experimentación y una necesidad en nuestros proyectos.

4.Vuestros diseños llevan el sello funcional por bandera. Pero también experimentáis con materiales y formas arquitectónicas que funcionan más como objetos de arte que como muebles. ¿Cómo se conjugan ambas disciplinas?
La función es básica, aunque esta función sea meramente estética y tenga un valor mucho más sensitivo. En cuanto al trabajo, aunamos fuerzas hasta que el proyecto está cerrado. Conseguir explicarse mutuamente la idea a la que se llega es, a veces, complicado y divertido.

Escultura Leon de la colección Ciudad del desierto. Serie numerada y de edición limitada.

5.¿Debemos buscar un lenguaje especial en cada uno de vuestros trabajos?
El trasfondo en el que se mueven todas nuestras piezas es el mismo. Sin duda hay una evolución, tanto desde el punto conceptual como de procesos y ambiciones a la hora de transmitir un concepto, pero el imaginario y lo que mueve al estudio sigue siendo lo mismo.

6.¿La gente, en general, entiende el término artesanal y el incremento de precio que este tipo de piezas lleva incluido? ¿Tenéis una línea de diseño que marque un poco el producto del estudio?
Vamos dirigidos a un público muy concreto, al final tu diseño tiene que encajar con muchos aspectos de una persona: que le guste, que transmita lo que y que entre dentro de su esquema económico. No es tanto lo que cueste sino tus prioridades a la hora de consumir (sea el objeto que sea). A nivel de diseño todo forma parte de un mismo hilo conductor, de nuestra propia imaginería que es mezcla de muchas cosas y bebe de muchas fuentes.

Luminarias de mesa, modelos Artro y Frankie. Ambas acabadas en madera y latón.

7 . Madera, algo de metal, resinas….. El material determina el diseño o depende de cada proyecto.
Experimentar con diferentes materiales ahora mismo es una necesidad en el Estudio, pero es un medio para plasmar, no al revés.

8. ¿Qué campo os gustaría abordar y os da un poco de reparo o no os habéis atrevido todavía tocar?
Estamos investigando hacia proyectos visualmente más orgánicos. Nos cuesta salir de la línea recta, de la geometría, de los planos, ángulos y aristas. Buscamos nuevas formas, nuevas texturas, nuevos materiales.

Pieza de edicion limitada que funciona como revistero y escultura. Realizada artesanalmente y de edición numerada.

9. ¿Cómo reacciona la gente cuando descubre que Antoñito y Manolín son pareja y están casados?
Imaginamos que es cierto que genera cierta confusion, pero nunca ha sido un problema. Todo lo contrario, nos encanta y para nosotros es muy especial.

10. ¿Qué es lo próximo que veremos con el sello Antoñito y Manolín?
Queremos presentar unas piezas de iluminación realizadas en resina y, aunque los procesos son muy largos con este material, esperamos que estén listas pronto.

Silla Reflectorio y tumbona Knowledge. Ambos asientos están acabados en madera de fresno quemada y latón pulido.

 

Vista del taller del estudio Antoñito y Manolín en Sevilla.

Fotos: Miguel Jiménez / Antoñito y Manolín

www.antoñitoymanolin.es

This article is also available in English