Trasladar a objetos palpables sensaciones y emociones no es tarea fácil, y más si lo que buscas es que quién observa esas piezas perciba esos sentimientos. Muchas veces, estas emociones más propias del alma, consiguen engendrarse en el mundo material y llegan tal cual y sin desvirtuarse, a los usuarios. Ese es el mensaje que la diseñadora, artista y joyera australiana Anna Varendorff quiere transmitir con su trabajo, una actividad artesanal que encuentra en cada uno de sus depurados proyectos un nuevo lenguaje más allá de las palabras.

Retrato de la diseñadora.

Anna, cuya formación en Artes Aplicadas en la Universidad de Monash le descubrió diferentes maneras de plasmar su versatilidad, se atreve con la misma intensidad con el mundo de la joyería que con la escultura, dos campos que guardan una estrecha relación más allá de los formatos. Sus piezas de mayor tamaño, entre las que destacan sus composiciones metálicas para arreglos florales y sus instalaciones de latón, transitan igual de seguras por el mismo minimalismo que domina en el diseño de sus joyas.

Composición circular realizada en latón.

“Mi estética creativa se aferra con fuerza al minimalismo, pero en un minimalismo que forma parte de un todo más amplio. Creo joyas porque me gustan los adornos, pero veo estas piezas como un elemento más de una estética más grande para formar parte de un estilo mucho más amplio. Además, son simples y gráficas porque, en el caso de las joyas, pueden ser utilizadas por gente muy diversa. También me atrae mucho la apariencia de los objetos y el carácter de las superficies, como también la pátina que adquieren las cosas usadas en el tiempo, como ocurre con el caso de la joyería”.

Piezas metálicas en plata y proyectos de composición acabados en latón.

Por eso Anna no se decanta por una disciplina concreta. Trabaja igual de ilusionada como artista que como diseñadora, sobre todo, porque aborda los problemas de diseño que se le plantean en cada momento de la misma manera. No tiene un método de trabajo específico para cada disciplina. “Estoy formada para trabajar con muchos y diferentes materiales, y mis habilidades me permiten abordar todo tipo de disciplinas.

“Estoy formada para trabajar con muchos y diferentes materiales, y mis habilidades me permiten abordar todo tipo de disciplinas”

Esto favorece que pueda aplicar todos mis conocimientos a cada caso en concreto. He llegado a un punto en el que ya he conseguido tener un cierto vocabulario personal que luego inserto en cada uno de mis trabajos.” De la misma manera, la creadora no pierde el tiempo en busca de una inspiración concreta para cada diseño. Apuesta por cubrir esas lagunas o espacios vacíos en los que tengan hueco sus piezas.

Muestra de recipientes floreros realizados artesanalmente a mano. Producción en edición limitada.

“Mi trabajo es básicamente inclusivo y mi lenguaje muy claro. No hay segundas intenciones. Mis piezas son lo que son, sin más. Lo mismo sucede con los materiales con los que trabajo. Probablemente cada uno de ellos funcione mejor que otros en según que proyectos, pero, a priori, no me planteo o me pongo cortapisas para no atreverme con todos ellos. Es lo bueno de mi formación, que estoy abierta a todo tipo de proyectos nuevos”.

“Reconocer y apoyar correctamente la autoría del diseño permite al grupo de creadores encontrar nuevos proyectos y enfatizar en el valor del diseño”

Defensora a ultranza del trabajo artesanal y de autor, Anna Varendorff piensa que el objetivo de cualquier creador debe resolver los problemas que se encuentra en el proceso de creación, más que plantearlos. Asegura que, de este modo, se consigue el beneficio de la comunidad. “Esto también tiene mucho que ver con el trabajo a conciencia y del propio ingenio del diseñador. Por lo tanto, reconocer y apoyar correctamente la autoría del diseño permite al grupo de creadores encontrar nuevos proyectos y enfatizar en el valor del diseño. Creo que es un beneficio para todos”.

Colección de piezas de joyería acabadas en plata, bronce y piedras semipreciosas.

Segura de lo que hace, la creadora australiana confía plenamente en su metodología y en sus conocimientos. “Principalmente trabajo con plata, oro y bronce en mi producción de joyas, y en bronce y latón en la escultura, donde las sombras, la luz y el sonido también tienen su sitio. Pero tomo prestado muchos métodos de trabajo de joyera para hacer las obras más grandes o escultóricas. La formación manual, la soldadura y el lijado, imprescindibles en el detalle de pequeños anillos, pulseras o collares, son muy importantes en ambos casos”.

Lo próximo: “Estoy preparando objetos que son un poco más grandes que antes, pero siempre con la interacción del usuario en primer plano”.

Anna Varendorff en su taller y muestras de sus trabajos y exposiciones más recientes.

Fotos: Haima Marriot/ Anna Varendorff.
Retrato: Eve Wilson.

www.annavarendorff.com
www.acvstudio.com

This article is also available in English