A pesar de que la formación de la estudiante alemana Anna Herrmann todavía no es completa, su interés por desarrollar nuevas fórmulas de trabajo y por descubrir nuevos materiales, ha conseguido que su nombre deje de ser anónimo para convertirse en una futura promesa del diseño. Estudiante de la Universidad de Aachen que quiere graduarse en diseño de producto y ciencias aplicadas, la joven diseñadora ha presentado su primer proyecto: la silla 50 Den. Un trabajo que sobresale por su novedad.

La silla 50 Den surgió de la necesidad de crear un nuevo producto de uso diario que aparte de ser útil presentase unas nuevas características que lo hicieran diferente. “Utilizar el viejo tejido de las medias usadas cumplía perfectamente mis objetivos. Quería crear algo novedoso, pero que mantuviera la esencia de su función”, asegura la diseñadora.

Es curioso descubrir cómo la gente reacciona cuando conocen el tejido del que está hecha

La idea surgió tras las continuas quejas de sus amigas, que continuamente reprochaban la fragilidad de este tejido.

Anna, utilizando viejas técnicas de trama y tejido quería transformar un material delicado y frágil en algo más robusto pero que mantuviera su elasticidad. Consiguió que amigas y amigas de estas le facilitaran sus viejas medias y comenzó a trabajar en la nueva silla.

50 Den tiene una estructura metálica de 6 y 12 milímetros de grosor y su asiento y espalda está realizado con tejido de aproximadamente 60 medias.

La diseñadora descubrió lo bien que se comportaba este “nuevo tejido” después de trabajarlo a mano y colocarlo en la estructura de la silla. En este trabajo Herrmann solo usa medias de color nude y negro porque eran los mejores tonos para utilizar en 50 Den.

www.herrmann-anna.com

 

Silla 50 Den

Silla 50 Den


Vista lateal


Estructura de metal

Estructura de metal


 Detalle de tejido

Detalle de tejido

This article is also available in English