El mobiliario dirigido a los niños siempre ha sido considerado de menor rango que el resto de piezas que compramos para nuestras casas. Y es un gran error. Parece como si cualquier cosa sirviera para cubrir las necesidades de los más pequeños sin importarnos demasiado su discurso y carga simbólica. No solo es importante la comodidad y la practicidad de este mobiliario sino también su aspecto y fuerza formal.

El estudio italiano Cose da Bocia, fundado en 2014 por Andrea Marcante y Adelaide Testa y a los que les gusta experimentar en el diseño de mobiliario, acaba de presentar su primera colección de muebles pensado para niños. Se trata de piezas realizadas con materiales 100% eco friendly. Su filosofía para enfrentarse a este reto pasaba por crear una nueva vía de relación entre el espacio y sus moradores, proponiendo muebles que gradualmente se adaptan a las necesidades de cada momento.

La casa, incluyendo las habitaciones infantiles, se concibe actualmente como una combinación de espacios capaces de mantener con vida los lados más evanescentes de nuestra personalidad

Para conseguirlo, Andrea y Adelaide apostaron por una colección pequeña pero con gran personalidad, realizada en madera reciclada, metal, cuerda y corcho.

 www.cosedabocia.com

This article is also available in English