Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el trabajo de la joven artista visual Alejandra Kehayoglou representa fielmente sus inquietudes más personales. A ella, también podríamos calificarla como una activista y ecologista en la sombra, que lucha, a través de su trabajo textil, por evitar la degradación del medio ambiente y de la sobreexplotaacion de los recursos naturales. Pero por encima de cualquier calificativo, Alejandra es una artesana que trabaja con sus manos; una actividad tradicional que lleva instalada en su familia desde hace más de tres generaciones, cuando su abuela griega arribó a tierras argentinas en 1926.

¿Pero qué es lo llamativo de su trabajo? Pues, evidentemente, sus originales piezas textiles que se transforman en grandes alfombras y tapices. Porque, además de representar una estética visual muy ligada a la naturaleza, se convierten en pequeñas y exclusivas obras de arte que, por su forma, proceso de ejecución y concepto, no hay dos iguales.

“Me gusta tejer la naturaleza, Siento que, de algún modo, la inmortalizo, y conservo a través de mis trabajos una parte de nuestro patrimonio cultural”,

asegura convencida de lo que defiende. Según ella misma dice, sus piezas invitan a presenciar el arte, a vivir en la obra y a meterse en el entramado infinito de cada una de ellas.

Licenciada en Artes Visuales, Alejandra probó fortuna primero con la pintura, sin embargo, con esta disciplina no consiguió comunicar lo que quería. Necesitaba recurrir a un trabajo tridimensional donde plasmar todo lo que temía que decir: algo mucho más íntimo, personal y vivencial. Y el mundo textil, en el que llevaba inmersa familiarmente desde que nació, se convirtió en un campo de pruebas en el que tampoco estaba muy segura desde el primer momento. Sin embargo, una reinterpretación del trabajo que llevaba realizando su familia desde hacía décadas en El Espartano (fábrica de alfombras y césped sintético de la familia) fue la clave para desarrollar una nueva forma de trabajo.

nieve-laguna-pasto

Laguna con nieve

Comenzó a producir lo que ella llama “Refugios”, con la idea de tejer tapices que se pudieran vivir. Fue así como nacieron obras como “Refugio para un venado”, “Refugio para una recuerdo” o “Refugio para una tarde de lluvia”. A continuación, siguió con los tapices, que funcionan muy bien como cuadros, y después aparecieron los “Pastizales”, quizás su obra más internacional y por la que se la conoce como artista. “Nuestras alfombras, dice, están realizadas en lana, un producto totalmente natural y renovable que proviene de las ovejas que se alimentan de los pastizales, de ahí el nombre” y estos pastizales eran, según sus palabras, “las verdes praderas que cubrían la extensa Pampa argentina, una tierra que el ser humano ha ido transformando.

pastizal2

Ejemplo de pastizal

Tejer estas alfombras de pasto es mi manera de aportar algo a la toma de conciencia para la conservación del medio ambiente”, asegura. Alejandra sabe que las alfombras la mantienen unida a su familia y gracias a este vínculo es capaz de desarrollar un nuevo lenguaje estético que le sirve para descubrir la historia familiar que todavía desconoce. “Hacer este trabajo me ayudó a saber más de mi gente. Tejer alfombras me hace sentir que estoy conectada con otro tiempo; es un modo de construcción que parte de la implementación de sentidos adquiridos a lo largo de mi vida y de la de mis antepasados”, dice.

refugio para unos dias felices

Regugio para días felices

La artista también sabe que no todo el mundo entiende su trabajo y que la crítica está ahí. No obstante ese es el menor de los males, porque todos aquellos que logran conectar con su trabajo descubren que detrás de cada pieza hay una historia concreta y una realizad que la propia Alejandra se imagina. Uno de estos incondicionales admiradores es el diseñador belga Dries Van Noten con el que ha colaborado en la pasada edición de la Semana de la Moda de París y para el que realizó en un tiempo récord uno de sus trabajos más ambiciosos. “El 25 de agosto pasado recibí una llamada de la productora Villa Eugenie para realizar un pastizal de casi 50 metros de largo para usarlo como plataforma en una desfile de moda en París. Lo primero que pensé era saber si podría llegar a hacer ese pedido en tan poco tiempo. Fueron 16 días trabajando día y noche. Pero, al final, todo salió bien”, comenta.

sillon-alex

Ejemplo de sillón

Su método de trabajo le han llevado a descubrir nuevos procesos de producción en los que vincula el arte con el oficio para desarropar un arte funcional como una obra de arte total donde se combinan como componentes indispensables el conocimiento de los materiales, la técnica y el concepto unificador de la obra. Para realizar su trabajo, Alejandra recurre a una másina (pistola handtuff) que manipula rápidamente entre los bastidores de formato vertical para crear, punto por punto, la trama que formará parte de la obra final. Un proceso de producción tremendamente árduo y largo en el que se necesita una gran técnica.

tapiz-para-un-bosque-jardin_v4

Tapiz para un bosque jardín

La obra de Alexandra Kehayoglou ha sido premiada recientemente con  tres menciones especiales otorgadas por el jurado de la Bienal Internacional de Diseño (BID), en Madrid, sin embargo, más que premios lo que sí valora realmente la artista es el reconocimiento de su trabajo por el público. “Supone una gran satisfacción ver como el coleccionista o comprador disfruta de mi obra, y también valoto mucho los comentarios del público en general”, dice. Actualmente la artista está desarrollando un proyecto comisionado para un artista contemporáneo que reside en Berlín y trabajando en su próxima exposición individual en Buenos Aires durante 2015. Mientras tanto, es hora de disfrutar de su excelente trabajo textil. alexkeha.com/

zapato-web_v2

Barco de madera y resina revestido de lana


Dries3buena

Desfile de Dries Van Noten en París


Preparación desfile Dries Van Noten

Empaquetado del pastizal para la pasarela de Dries Van Noten


Dries2buena

Modelo sobre pastizal en el desfile de Drien Van Noten


Silla para atravesar un invierno Alex Kehayoglou

Silla para atravesar un invierno


Taburete

Taburete de la colección Barranco

This article is also available in English